miércoles, 17 de agosto de 2016

RECOMENDACIÓN DVAS: "CATFISH" (DOCUMENTAL, 2010)

CATFISH





En más de una ocasión durante nuestra infancia hicimos cálculos mentales acerca de la edad que tendríamos cuando llegara aquel casi imposible y mítico año 2000. El resultado era un número que te parecía casi tan increíble como pensar que tus ojos llegarían a ver el nuevo milenio. Lo que venía a continuación era dejar volar nuestras mentes hacia ideas de lo más variopinto acerca de los objetos futuristas que encontraríamos por entonces. Naturalmente casi todos ellos provenían de los últimos cómics y películas que habíamos leído y visto…

Y el futuro llegó, pero no nos trajo coches voladores, tele transportación o robots que nos hicieran los deberes tras ayudar a mamá en la cocina. El problema fue que apuntamos demasiado alto, pero si nos hubieran dicho como sería realmente, que objetos y aparatos serían considerados como habituales en la era soñada…nuestras bocas hubieran tardado dos horas en cerrarse. Teléfonos móviles, coches eléctricos, Thermomix (que no solo cocina sino que además le estoy dictando esta entrada para el blog) y sobre todo Internet, naturalmente.
¿Una herramienta que a través de un ordenador y una línea telefónica es capaz de poner al planeta entero ante tus ojos, con la que puedes buscar todo tipo de información y comunicarte con una persona en cualquier rincón del mundo sin moverte de casa? IMPOSIBLE.
Ahora imaginad que nos hubieran hablado  acerca de los “otros tipos de usos” que encontraría el ser humano para esta fabulosa herramienta…


CATFISH
YANIV SCHULMAN, "NEV"

Yaniv Schulman, al que sus amigos y familiares llaman “Nev”, es un fotógrafo profesional que comparte un estudio cinematográfico en Nueva York con su hermano Ariel y el amigo de ambos Henry Joost (ambos directores de este documental) La especialidad de “Nev” es fotografiar escenas de ballet, tanto de ensayos como de representaciones. Una de sus fotos es publicada en un periódico y tiempo después recibe en su estudio un paquete que contiene un lienzo que reproduce esa misma fotografía. El cuadro ha sido pintado, nada más y nada menos, que por una niña de 8 años llamada Abby Pierce, de Michigan.



CATFISH
ABBY PIERCE



Esto impresiona tanto a Ariel y a Henry que ambos deciden coger sus cámaras de vídeo y grabar el hecho. No volverán a soltarlas. Desde ese momento “Nev” entabla amistad con la pequeña Abby a través de cartas y sobre todo de Facebook. Esta relación le llevará a conocer mediante estas mismas vías a Ángela y Vince, padres de la joven artista y a sus hermanos Alex y Megan, la hermana mayor.
Poco a poco van llegando al estudio más cuadros de la niña al tiempo que la relación de “Nev” con su familia va creciendo hasta dar un paso más y usar al fin el teléfono móvil, ya sea mediante llamadas o mensajes. En primer lugar para hablar con Ángela, la orgullosa madre de la pequeña pintora, que cuenta como su hija poco a poco se va ganando un rincón en el mundo del arte pues sus cuadros ya se están vendiendo a elevados precios en círculos de coleccionistas…Y luego con Megan, por supuesto, ya que tras los primeros contactos con ella a través de Facebook, en los que hablaban básicamente de Abby, ambos van sintiendo algo más el uno por el otro, cambiando radicalmente el tono de sus conversaciones…y es que “Nev” se ha enamorado de ella.



CATFISH
ARIEL GRABA A "NEV" MIENTRAS ESTE CHATEA CON MEGAN




CATFISH
"NEV" CONTEMPLA LOS CUADROS DE LA PEQUEÑA ABBY


Henry Joost y Ariel Schulman construyeron así un documental de 86 minutos que se estrenó en el año 2010 y que desde el momento de su estreno recibió críticas muy positivas. Rodado cámara en mano en casi su totalidad e integrando imágenes de Google Maps, Street View, GPS, Facebook…en definitiva todo aquello que ha convertido la telefonía móvil y la red de redes en algo “imprescindible” para nuestras vidas, contemplamos el desarrollo de los acontecimientos que se van sucediendo a lo largo de muchos meses sin poder levantarnos del sofá.



CATFISH
ARIEL, HENRY Y "NEV"


Seguir hablando sobre “Catfish” sería cometer un grave error. Los documentales, al igual que el cine, han evolucionado mucho y se han convertido en un género muy potente al que le gusta sorprender al espectador. Si, ya lo sé, al igual que el cine…pero estos juegan con una ventaja: Son “bocados de realidad”.
Por ello no me siento capaz siquiera de valorarlo como suelo hacer, anotando al final que es lo que me ha parecido LO MEJOR y LO PEOR de este trabajo. Lo estropearía, pues es imprescindible llegar totalmente “virgen” a los créditos iniciales. Prefiero confesaros que su descubrimiento ha significado una flecha clavada en el pecho y aún no he podido arrancármela. La opinión final de lo que veáis tras esos 86 minutos es tan solo vuestra. Yo ya tengo la mía por supuesto…pero no la veréis escrita aquí.
Os gusten los documentales o no, “Catfish” ha de pasar por vuestra pantalla, la que estéis usando en ese momento: tablets, smartphones, televisores 4k…Alguno de esos inventos que en aquellos esfuerzos del pasado por imaginar el futuro no pudimos creer que llegaran a existir.
Como Internet, sin el cual no estaríais leyendo esto.
Nos vemos en la red…
O no…vosotros decidís.





CATFISH
Norberto Piñar
@Ikarubi

2 comentarios:

  1. No soy yo mucho de documentales, pero este caso parece ser diferente a otros. Ya que creo que trata en cierto modo algo muy cotidiano de todos nosotros.
    Por cierto me quedo con la duda (tu valoración )

    Besos
    Mariola

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi valoración no puede aparecer aquí...pues es en si un más que posible destripe. Quédate de momento con lo que he contado sobre él. Mejor valoración que decir "esto hay que verlo si o si" no se me ocurre...Es un documental que alimenta el debate, de reunirse y hablar sobre él y llegar (tal vez) a una conclusión sobre lo que acabamos de ver.

      Un saludo, gracias por comentar y en cuanto lo veas...lo hablamos...

      Eliminar