viernes, 10 de marzo de 2017

CRÍTICA ¨KONG: LA ISLA CALAVERA¨ (2017)

Hace poco hablaba con un amigo sobre el dudoso punto en el que se encuentra el cine actual. Por un lado tenemos un cine de espectáculo, orientado a los amantes de los grandes despliegues audiovisuales. Por otro, existe un cine que podríamos denominar de entretenimiento, surgido a posteriori, tras la incapacidad que en cierto punto tuvo el cine de innovar y asombrar; este, busca más contar una historia que sea capaz de entretener durante un cierto periodo de tiempo. Hoy en día ambos géneros conviven. Hay defensores y detractores de cada uno de estos. Yo, puedo disfrutar de ambos, siendo cierto que un espectáculo vacío de historia no me llega a convencer.



Kong es un ejemplo perfecto del "todo por el espectáculo". La película nos sitúa en la guerra fría, tras la derrota en Vietnam de los EEUU. Un grupo de investigadores descubre una isla que hasta ahora no figuraba en los mapas, y que por primera vez en mucho tiempo es relativamente accesible. Tras reunir a un equipo de científicos y un escuadrón del ejército, se adentran en la isla, donde pronto descubrirán que los Monstruos existen. Con esta premisa, Kong desarrollará una historia simple pero animada. No obstante (y a mi parecer), desde el primer momento notamos que algo va mal, cuando el tono del film pretende tensión, seriedad. Y es que la película no admite lo que ella misma es, un espectáculo audiovisual. 

Me gustaría poner a parir esta cinta, pero creo que tampoco sería justo, ya que sé que muchos otros podrán disfrutarla. Por ello, y sin que sirva de precedente, listaré los mejores y los peores aspectos de Kong: La Isla Calavera según mi criterio.

LO MEJOR :)

-El CGI. La evolución desde el primer "Rey de los monos" que escalaba el Empire State hasta este último es asombrosa. Desde planos cercanos de la cara y el pelaje hasta salvajes peleas con reptiles gigantes. Además, la imagen se mantiene estable tanto a luz del día como en atardeceres y de noche. Además encontramos una agradable variedad de "bichos" a gran escala que saciarán a aquellos ansiosos de criaturas extrañas.

-La dirección, a cargo de Jordan Bogt-Roberts.  La acción que encontramos,  pesar de ser una acción falseada y no producto del guión, cumple con su cometido y nos mantienen al borde del asiento y con los ojos en la pantalla. Por eso mismo, y por ser capaz de crear estas sensaciones a pesar de las carencias, la dirección (en términos de acción y aventura) es otro punto a favor de este metraje.

-Preston Packard, galardonado coronel que lidera el grupo de apoyo militar de la misión a la isla. No me refiero a la actuación por parte de Samuel L. Jackson, sino al personaje en sí, que resulta ser el más interesante del grupo (y mira que hay personajes). Tras la derrota en Vietnam, el Coronel Packard se embarca en esta misión en aras de buscar la gloria que no ha conseguido en territorio enemigo. 

LO PEOR :(

-El montaje. Habrá muchos a los que este punto no les molestará. Pero como estudiante de Comunicación Audiovisual, soy consciente de lo monótono y en ocasiones deficiente que es el montaje. En más de un momento falla el raccord, y se monta seleccionando planos vacíos. De lo peor de la película. 

-La dirección de fotografía y de arte. La culpa de que ataque este punto es también, de nuevo, del montaje, pues he llegado a ver escenas en las que un plano nos muestra una puesta de sol tras Kong y el posterior el sol está en lo alto, por encima del mono. No es tanto que no sean unas direcciones de arte y fotografías correctas por ello, sino que no se mantiene estable entre secuencias similares, llegando a ser muy confusa.

-El guión. Está completamente vacío. Poco llegamos a empatizar con ninguno de los protagonistas, siendo Kong con quien más conectamos. La historia es simple y predecible, y los personajes estereotípicos y aburridos. Las decisiones se toman en pro del desarrollo de la trama y para nada parecen decisiones humanas naturales. Se intenta solventar con un par de personajes "cómicos" que sueltan bromas absurdas en momentos en los que no vienen a cuento.

(-)Si decides ver la versión doblada al castellano, te encontrarás con un doblaje que deja mucho que desear. El caso más absurdo es una actriz asiática a quien le ponen una voz con un acento ridículo (el personaje en sí es absurdo, pero eso es otra historia).



Esta nueva versión de King Kong no es sino una operación de marketing de la que se sabe recaudará mucho dinero, por la fama e historia tras este nombre. Lejos de eso, la película es disfrutable, con sus más y sus menos. No será una película que recuerdes, pero trae buenos momentos. Siempre podría haber sido pero.

Un saludo. 

Diego Gozalo Pascual/ @DieGozalo97

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada